jueves, 4 de febrero de 2010

Decir: “Judio hijo de put..” no es discriminación

POLÉMICO FALLO DE LA CÁMARA FEDERAL de Buenos Aires
La sentencia fue emitida en el marco de una denuncia de un comerciante contra otro hombre que lo agredió verbalmente en un bar a raíz de una deuda.

Los dos hombres estaban en un café de Puerto Madero. De repente, uno de ellos empezó a gesticular y gritar porque el otro, un comerciante, no le pudo pagar el dinero que le debía.

El peor momento de la discusión fue cuando el acreedor lo insultó: “Judío hijo de puta. Sos un garca igual que tu familia y todos los judíos. Hitler los tendría que haber matado a todos”.


El hecho llegó a juicio, pero la Sala Primera de la Cámara Federal porteña llegó a una conclusión polémica: consideró en un fallo unánime que no fue un caso de odio racial o discriminación. Para los camaristas, se trató de una amenaza.


“El contenido de las frases proferidas, por más repudiable que sea, representó un modo –por cierto, poco feliz– de exteriorizar el descontento devenido de relaciones comerciales y se enmarcó, en verdad, en una eventual amenaza. A raíz de una desavenencia comercial podría constituir el delito de amenazas, pero no persecución y odio racial”, argumentaron los camaristas Eduardo Freiler y Eduardo Farah.