miércoles, 3 de marzo de 2010

" EL PINTOR ASESINO"

"Repartido en pedazos y en lamentos,
repartido en países y en canciones,
repartido en lejanos corazones,
repartido en profundos monumentos,
repartido en oscuros sentimientos,
repartido en distintas emociones,
repartido en palabras y oraciones,
repartido y perdido en los momentos..."

Juan Eduardo Cirlot. "Osiris"


Richard Dadd nació en agosto de 1817 en Chatham, Kent (Inglaterra), hijo de Robert Dadd, un distinguido químico que unos años más tarde se instaló en Londres. Su padre se casó dos veces y tuvo nueve hijos. Cuatro de ellos murieron como consecuencia de diferentes trastornos mentales. Pese a ello, el padre se dedicó a diferentes actividades sociales (entre ellas organizar el museo local, dar cursos de geología y formar parte del movimiento de reforma). Sobre todo, dio un hogar estable a sus hijos restantes.



En 1834, la familia se trasladó a Londres. Richard había decidido ser pintor y realizó allí sus estudios de arte. Se obsesionó con las hadas y los duendes, dedicándose a investigar sobre el tema y a plasmarlo en sus cuadros. El misterio que siempre rodeaba las historias sobre estos seres lo atraía, así como el lado oscuro que a veces presentaban.



Pronto se distinguió por obras de fantasía plasmada con un estilo realista. Entre sus obras de esa etapa destacan Puck y Titania durmiendo.



Puck


Quizás su cuadro más representativo de esta etapa temprana sea Viene a estas arenas amarillas, una espectral cabalgata de danzantes feéricos en una playa a la luz de la luna, que fue la sensación de la exposición anual de la Royal Academy en 1842.



Viene a estas arenas amarillas


Dadd tenía entonces 25 años y poseía un deseo de correr aventuras y entregarse a toda clase de excesos. Ese mismo año partió con su mejor amigo, sir Thomas Philips, antiguo alcalde de Newport, a un viaje iniciático por Italia, Grecia, Turquía y Egipto. En el trayecto realizó numerosos esbozos y algunos óleos de tinte oriental, muy dentro del gusto victoriano que comenzaba a perfilarse.



Retrato de Alexander Morison


En la navidad de 1842 sufrió una fortísima insolación en Egipto, que incluso hizo temer por su vida. Presentó un leve daño cerebral; a partir de ese momento, su imaginación se desbocó y Dadd inició la espiral descendente que marcaría su vida.



Estando en El Cairo, se unió a varios hombres que estaban fumando en narguile. Dadd se sentó a fumar y continuó haciéndolo ininterrumpidamente durante cinco días con sus noches. Las pipas de agua son conocidas por los ingleses como “hubble bubble” o “hubbly bubbly”, por el sonido característico que producen al bombear aire a través del agua.



Melancolía


Richard Dadd creyó comprender que este gorgoteo era un lenguaje. Siguió fumando su pipa sin parar, intentando descifrar el sentido. Escuchó y escuchó atentamente el burbujeo, hasta que el quinto día fue capaz de identificar un mensaje completo. Según sus declaraciones posteriores, era un mensaje de Osiris, el dios egipcio esposo de Isis, que según el mito murió desmembrado.



Autorretrato (1)


Osiris, a través del lenguaje de la pipa, le encomendó una misión que en ese instante mantuvo en secreto. La tarea que el dios le asignó era urgente y vasta: acabar con las manifestaciones de su enemigo, el dios Seth, las cuáles pululaban por el mundo. Una de las advocaciones más evidentes encarnaba en sir Thomas Philips, su compañero de viaje; otra, aún peor, en su propio padre, el reputado químico Robert Dadd, que tantas ilusiones tenía depositadas en su hijo.



Retrato de Sir Thomas Phillips


Thomas Philips percibió un cambio en la conducta del pintor y lo envió de regreso a Inglaterra. Allí se le diagnosticó insolación y se le prescribió reposo.



Autorretrato (2)


Dadd fue enviado a pasar una temporada al campo, con su padre viudo. Robert Dadd se resistió a reconocer la insania de su hijo y aspiró a curar las secuelas de la fatal insolación por medio del descanso. Pese al dictamen del doctor Alexander Sutherland, que consideró que Richard estaba trastornado y no era responsable de sus actos, el padre siguió resistiéndose a internar a su hijo en un manicomio.



Un inquietante retrato realizado por Dadd


Entre tanto, la voz del dios Osiris no cesaba de hablar en la mente del pintor; a causa de sus secretas amonestaciones, su “Enviado en la Tierra” tramaba un plan terrible. Richard se dirigió a Convent Garden y allí adquirió varias cosas: un hacha, un cuchillo con una hoja de veinte centímetros y una navaja de afeitar muy afilada.



Con el pretexto de que una estancia en su tierra natal le repondría, Richard citó a su padre en Cobhan y allí se reunieron el 28 de agosto de 1834 para cenar en la posada Ship Inn. Ambos dejaron su equipaje y salieron luego a dar un paseo por el bosquecillo cercano a la casa, que pertenecía a Lord Darnley. Allí, en medio de un claro, Richard le partió la cabeza a su padre con un golpe de hacha. Le cortó además la garganta de un tajo con la navaja de afeitar y después le clavó el cuchillo en el pecho en repetidas ocasiones. Había utilizado las tres armas que había adquirido. Después, mientras la luz de la luna iluminaba la escena, se dedicó a desmembrar su cadáver. Pero no lo enterró; se limitó a arrojarlo a una zanja.



Caín y Abel


A la mañana siguiente, el cuerpo fue encontrado. Junto había una escalerilla para trepar cercas; también estaban las armas homicidas. Para entonces Richard Dadd iba en camino a Francia, donde Osiris iba a señalarle nuevos avatares diabólicos que debían ser inmolados. El 30 de agosto, en el tren donde viajaba, agredió a un pasajero con intenciones claramente homicidas. Fue arrestado cerca de Fontainebleau, cuando estaba a punto de degollar al desconocido.



Locura (boceto y obra terminada)



Entre sus pertenencias, la policía encontró una larga lista de personas que Richard Dadd pensaba eliminar. Algunas de ellas eran grandes personalidades e incluían al Papa y al emperador de Austria. El primero de la lista era su propio padre. Su casera encontró en su estudio retratos de sus amigos con las gargantas cortadas y más de trescientas cáscaras de huevos: lo único con lo cual Richard se había alimentado las últimas semanas. Sobre su crimen, Richard Dadd declaró: “Maté a quien yo siempre consideré un pariente, pero según la secreta advertencia que se me hizo, iba a convertirse en el artífice de la ruina de mi raza”.



Lo internaron en Clermont y un año después lo extraditaron a Inglaterra. Recluido en el State Criminal Lunatic Asylum, dependiente del Betlhem Hospital, Richard Dadd desarrolló una intensa paranoia. Creía que todos lo vigilaban constantemente. Sufrió varios ataques violentos, y agredió a médicos y enfermeros. Aseguraba que lo perseguían criaturas con forma de demonios. Meses después de su llegada, ya más tranquilo, dio por terminada su misión y volvió a pintar. Tenía solamente 27 años.



Richard Dadd pintando en el manicomio


En 1843, el crítico de la Art Union dijo que la obra de Richard Dadd era pésima y que debía estar “clasificado entre los pintores muertos”. Pese a ello, Dadd produjo en el manicomio obras de diseño minucioso y propósito inquietante, cómo Oberón y Titania, la perturbadora acuarela titulada El problema infantil, o su serie sobre las pasiones humanas.



Oberón y Titania


En el manicomio comenzó la ejecución de su pintura más famosa: El golpe maestro del leñador duende (The fairy fellers master-stroke), una pintura relativamente pequeña (54 x 39 cms.) en la que estuvo trabajando durante diez años sin interrupción. Este cuadro sorprendió porque su calidad superaba con mucho a la de todas las obras que hasta el momento había realizado. En la reducida superficie del lienzo se concentran tal cantidad de detalles superpuestos que se requieren varias horas para apreciarlos en su totalidad. La pintura es, literalmente, tridimensional, debido a la cantidad de capas que Dadd, obsesivamente, fue agregando a lo largo de los años.



El golpe maestro del leñador duende (click en la imagen para ampliar)


En el cuadro se observa el claro de un bosque, de floración desbordante y alucinada. Desperdigada por toda la superficie, hay una multitud de duendes, hadas, gnomos y trasgos de expresión burlona o lasciva. Todos observan expectantes hacia el centro de la escena. Allí, un leñador, de espaldas al espectador, sostiene su hacha, a punto de descargar el golpe. Lo más inquietante es que delante del leñador, en el sitio que será alcanzado por el hacha, no hay nada. Es un óleo obsesivo que suscita la reflexión sobre el peso de lo irrevocable. Dadd regaló esta pintura a uno de sus enfermeros del manicomio. La pintura es hoy una de las piezas de la colección de la Tate Gallery londinense.



El Betlhem Hospital


Muchas de sus obras reflejan su estado mental; algunas de sus figuras presentan una curiosa inexpresividad, un vacío que refleja el que el mismo Dadd mostraba en el manicomio. Nunca dejó de lado su afición al ocultismo e incluyó en sus cuadros símbolos mágicos y signos del Zodíaco. También hizo del odio y la locura el motivo de varias de sus pinturas. En julio de 1864, después de pasar más de veinte años en el hospital psiquiátrico de Betlhem, Richard Dadd fue trasladado al asilo para enfermos mentales de Broadmoor, a las afueras de Londres. Fue allí donde, el 7 de enero de 1886, murió a causa de una enfermedad pulmonar.



Titania durmiendo


Pese a su innegable talento, siempre fue considerado un artista menor. La obra de Dadd permaneció olvidada hasta la década de 1970. Años después, el grupo de rock Queen le dedicó un tema al pintor asesino: “The fairy fellers master-stroke”. Quizás su mejor epitafio sea una frase que el mismo Dadd incluyó en una pintura de un sátiro que bebe de la copa sostenida por la mano de un hombre muerto: “Cada hombre sufre su fatal destino, tanto aquí como en el más allá”.



Senilidad




VIDEOGRAFÍA:

Video sobre Richard Dadd (en español)




BIBLIOGRAFÍA:











DISCOGRAFÍA:

4 comentarios:

malaschambas dijo...

Aqui con Dadd el torbellino de la gloria se desvela como un canto, una plegaria. Es el mas grande sacerdote de Osiris.

LARRY dijo...

HOLA LADY SOLO PASE A DEJARTE SALUDITOS, SE TE EXTRAÑA MUCHO, ESPERO QUE ESTES SUPER BIEN, CUIDATE BYEEEE.

malaschambas dijo...

Se te extraña lady mordred.

Escrito con Sangre dijo...

Hola, soy el creador del website "Escrito con Sangre" (www.escritoconsangre.com.mx). Este post ha sido copiado textualmente del que se publicó en nuestra página. Te pido que por lo menos, nos menciones como fuente. Gracias.